P a s o s
Secretaría
Cultos
Bolsa de Caridad
Hermandad
Saludo del Hermano Mayor
Historia
Reglas
Junta de Gobierno
Corporación
Inicio
Estación de Penitencia
Pasos
Enseres
Cofradía
Nuestro Padre Jesús del Gran Poder
María Santísima de la Esperanza Coronada
Titulares
Galerías de Fotos
Videos
Descargas
Multimedia
Contacto
El actual paso de Palio de la Esperanza se realizó en el año 1992 cuando se volvió a recuperar, tras más de cincuenta años, el sistema de trabajaderas que años atrás se venía utilizando en nuestra Hermandad.

Los magníficos varales del paso de la Esperanza de base cuadrada con capillas en sus basamentos son obra de Orovio de la Torre. La candelería formada por setenta y dos piezas escalonadas y divididas en 7 tandas que guardan forma zigzagueante, son obra de Álvaro Fernández de Sevilla y sufragada con las ayudas de varias familias de la Hermandad. Los respiraderos, realizados en Hijos de Juan Fernández de Sevilla en el año 1994, las 8 jarras y los 6 violeteros donados por la cuadrilla de costaleros en el año 1998 y que culmina en el año 2003 con la realización, también en orfebrería Hijos de Juan Fernández, con la Peana de la Virgen, inspirada en motivos vegetales y donada anónimamente, que está rematada por querubines en los cantos a juego con las molduras de los respiraderos y los candelabros de cola, también con motivos vegetales de similar estilo a los respiraderos, con el fin de dar una línea y diseños homogéneos en el paso. Cada candelabro de cola consta de nueve brazos con nueve tulipas cada uno.

Otra de las obras más importantes y quizás más fascinante es el techo y las bambalinas del Palio, bordado artesanalmente en los talleres de Manuel Solano de Morón de la Frontera (Sevilla) que se estrenó la Semana Santa del año 2000 y que muy posiblemente provocó un antes y un después dentro del estilo de bordado en la ciudad de Alicante. Bordado a mano en hilo de oro sobre terciopelo verde y con ricos motivos vegetales alternados con distintos colores, dorados y plateados, se rematan las bambalinas con una fina crestería de sinuosas puntas con fondo de terciopelo, amplios roleos y acantos sobre malla de oro, completándose con adornos vegetales y greca floral con abundantes sedas de colores y fleco de bellotas. Luce en la gloria del techo un óleo de la Virgen del Remedio, Patrona de Alicante. Cabe destacar su estilo “juanmanuelino” (Juan Manuel Rodríguez Ojeda), que recrea los relieves del bordado jugando con la intensidad, el brillo y el color de los materiales.
En el año 2011 y con motivo de la Coronación Canónica de la Esperanza, nuestro querido hermano y vestidor de la Esperanza, Pepe Espadero, dirigiendo el taller de bordado creado por él mismo en la Hermandad, realiza y regala un nuevo manto de terciopelo verde bordado en oro. Sin lugar a dudas la obra cumbre y que significa el broche de oro al precioso palio donde luce Nuestra Madre de la Esperanza Coronada. Los faldones, son también obra de Pepe Espadero. Bordados en hilo de oro sobre terciopelo verde y con el escudo de la hermandad en el centro de cada uno de ellos.
Paso de palio de la Esperanza
Paso del Gran Poder
El paso del Señor, fue realizado en los talleres de Carpintería Religiosa y Talla de Guillena (Sevilla), se estrenó en el año 2010 con motivo del 150 aniversario fundacional de la Hermandad y consta de 6 trabajaderas donde igualan un total de 30 costaleros.

Se trata de un retablo itinerante de estilo netamente barroco con dos partes bien diferenciadas; respiraderos y canasto. Tallado en su totalidad a mano en cedro de distintas tonalidades y finalmente barnizado en caoba mediante un tradicional proceso donde se aplican distintos barnices, una capa de cenizas y un cepillado metálico para conseguir un acabado sobrio. Destacar que en todo el conjunto se puede apreciar que el movimiento se convierte en una auténtica obsesión mediante un diseño y composición abierta en la que las formas se proyectan impetuosamente hacia el exterior, desapareciendo la simetría y dando fruto a una poderosa mezcla de ornamentación y sobriedad.

Los respiraderos, están enmarcados por elementos vegetales caracterizadas por la proyección tridimensional de planos cóncavos y convexos dando como resultado que la pobreza de la madera alcance una ornamentación abundante y complicada pero muy emotiva y sosegada, buscando siempre la belleza correcta sin huir del rico contenido espiritual, haciendo eterno lo efímero. Sobre éstos, destaca un moldurón tallado con maniguetas de madera de Guinea en su color que recuerdan la primitiva forma de los pasos de penitencia que se portaban a hombros.

El canasto, posee una talla que alterna las formas cóncavas con las convexas sirviendo de basamento o gran peana para la Imagen Procesional del Señor del Gran Poder y se compone de elementos clásicos barrocos como los roleos, rosetas y tallos vegetales más cuentas de collar que se intercalan. Repite una escala de molduras pequeñas en los extremos de la talla con flores y pequeños roleos para dejar un cuerpo central donde destacan los elementos ornamentales de madera tallados en variadas y distintas tonalidades
cromáticas que parecen posarse vivos sobre la base de madera, prestos a salir de ella en cualquier momento. Se remata con una crestería con adornos de labores y formas vegetales caladas a través de las cuales se adivina el monte, que adornado de clavel, sostendrá la Imagen del Señor. Destacar de igual modo que este canasto, está ideado para ser un compendio iconográfico de corte retablística pues los medallones están concebidos para agrupar ocho cartelas en orfebrería con escenas iconográficas que giran en torno al Poder de Cristo sobre los hombres en clara alusión al titular de la Cofradía, proyecto en el cual la Hermandad está inmersa y se espera sean una realidad en no mucho tiempo. El paso queda rematado, en su parte trasera, por dos angelitos horquilleros que sirven de sostén al extremo de la estipe de la cruz. De escuela sevillana, realizados en el año 2011, fueron donados por Pepe Espadero y policromados por Manuel Lobato.